Zona de prensa

Logo Comer Entre Asturianos

Cancelar



Carlos Tartiere

     

Tomar el nombre del estadio de fútbol del Real Oviedo refuerza sus orígenes asturianos, porque ante todo, Carlos Tartiere es una típica sidrería asturiana. De ambiente joven y bullicioso, resulta un lugar ideal para tapear en su barra: chorizo a la sidra, empanada, patatas al cabrales… También para probar su sidra natural, escanciada por los propios camareros o poder degustar las suculentas propuestas del Principado: fabada, merluza al horno, o el riquísimo arroz con leche.

Una animada sidrería en el barrio de Retiro, cuya decoración evoca la tierra astur y donde poder saborear la gastronomía típica del Principado, regado con una buena sidra.

  • Bodega
    Todo tipo de vinos nacionales: Rioja, Ribera, Somontano…
  • Sidra
    Tienen sidra natural, que los camareros se ofrecen a escanciar…
  • El Orgullo de la casa
    Merluza al horno, fabada y arroz con leche.
  • Menú para compartir
    Para cuatro personas: Quesos asturianos, pastel de cabracho,
    fabada, arroz con leche y una botella de sidra (35€/persona).
  • Salones Privados
    Además de las mesas junto a la barra, el restaurante cuenta con dos salones independientes.
  • Capacidad
    100 comensales aprox.
  • Clientela
    Entre semana gente de empresas y los fines de semana gente
    joven.
  • Equipo
    Propietario y jefe de sala: Juan Carlos Rubio. Jefe de cocina:
    Isidro Rodríguez.

   

Categoría: Restaurante - Sidrería
Dirección: c/ Menorca, 35. 28009 Madrid.
Horario: 12:00 – 01:00 h. Ininterrumpidamente.
Tlfn. Reservas: 91 574 57 61 / 91 573 43 33
Web: www.carlostartiere.es
Metro: Ibiza
Zona: Retiro
Estacionamiento: Parking concertado en la c/ Fernán González,
56. (1h gratis para clientes).
Precio Medio: 35 €
Tipo de cocina: Cocina tradicional asturiana y de mercado.
“Les fabes” las traen de Luarca.

Junto con su hermano el Couzapin es un buen restaurante con un trato agradable. Tiene un gran defecto, en días señalados, como el día del padre o Navidad, no mantienen la calidad, se bloquean y lo malo es que admiten la queja pero no se olvidan de cobrarla
Gustavo